Paraje Natural Municipal Sierra de Chiva

El Paraje Natural Municipal Sierra de Chiva se sitúa en el término municipal de esta misma localidad, en la comarca de la Hoya de Buñol. Este enclave se considera que posee valores ecológicos, paisajísticos y culturales que justificaron en su momento el inicio de los trámites para su declaración como espacio protegido.Se trata, con sus más de 5.500 ha de superficie, del Paraje Natural Municipal de mayor extensión de los declarados hasta el momento en la Comunitat Valenciana.

Geográficamente el espacio abarca parte de los relieves de la Sierra de las Cabrillas, que constituiría la mayor extensión del ámbito de protección, que se completaría con áreas pertenecientes a la Sierra de los Bosques, ambas pertenecientes al dominio estructural del sistema Ibérico. Geomorfológicamente cabe describir el enclave como un área de relieve muy contrastado, con altitudes ya significativas y una red de drenaje configurada por profundos barrancos encajados entre paredes de fuerte desnivel. El altiplano de Marjana, a 700-800m sobre el nivel del mar, constituye una singularidad en la accidentada fisiografía del espacio. Los materiales predominantes corresponden a calizas mesozoicas. La acción del agua sobre estos materiales calcáreos ha dado lugar a formaciones kársticas singulares de gran interés, tanto cultural por contener yacimientos arqueológicos o por constituir bienes etnológicos, como ecológico por albergar especies de fauna protegida.Por lo que respecta a la cubierta vegetal, cabe decir que ésta presenta un grave deterioro por la reiteración de incendios forestales en las últimas décadas. La consecuencia es que actualmente la vegetación está dominada por especies pirofíticas, mejor adaptadas a los efectos del fuego. No obstante, es posible encontrar enclaves donde la regeneración natural ha permitido recuperar la cubierta arbórea. En este sentido destacan tres especies cuya regeneración se esta produciendo a buen ritmo: el pino carrasco (Pinus halepensis), especie pirófita adaptada al paso del fuego; la carrasca (Quercus ilex), que rebrota de cepa después de verse afectada por un incendio y el fresno de flor (Fraxinus ornus), arbusto endémico de la Comunitat Valenciana, que en el paraje se está regenerando en umbrías y fondos de barranco.En cuanto a la fauna, las aves son uno de los principales valores del paraje. Entre éstas destacan especialmente las rapaces, especies de alto valor ecológico, entre las que destaca la presencia del águila perdicera (Hieraetus faciatus), el aguilucho cenizo (Circus pygargus) y el halcón peregrino (Falco peregrinus). Asimismo, resultan de especial relevancia las poblaciones de quirópteros, favorecidas por la mencionada abundancia de cuevas y oquedades, habiéndose inventariado 6 especies de quirópteros incluidos en la categoría de vulnerables en el Catálogo Valenciano de Fauna Amenazada, y una, el murciélago de herradura mediano (Rhinolophus mehelyi), catalogado como especie en peligro de extinción.A nivel paisajístico, la Sierra de Chiva, constituida por un entramado de barrancos y cordones montañosos, es un espacio de elevada calidad visual. Como hitos paisajísticos del paraje sobresalen los picos de Santa María y de la Yerba, los puntos más elevados del espacio, desde donde se pueden divisar vistas panorámicas de buena parte de la provincia y la zona de Marjana, zona llana cuya singularidad geomorfológica se manifiesta también en el aspecto paisajístico por contraste con los grandes relieves de cintos y peñas calizas. A este respecto destacaría también el paraje de Oratillos, en el que las peñas calizas asemejan un grupo de frailes descendiendo por la ladera.Otro aspecto de interés es el referente al patrimonio histórico-cultural. Dentro de los límites del paraje se encuentran un buen número de yacimientos y restos con valor arqueológico y etnológico. Entre los yacimientos arqueológicos se citan el puntal de Charnera, el Castillejo, la cueva de Vacas, la cueva del Sapo, el abrigo de la Peña Roya, la cueva Roya, la fuente dels Conills y el puntal de Calles. Por otro lado, como bienes de interés cultural y Patrimonio de la Humanidad se encuentran el conjunto de pinturas rupestres de la cueva de la Alhóndiga, la cueva del Barranco Grande y la cueva de la Cofia. Y como bienes etnológicos se reseñan las cuevas de Charnera y Morea y la Plaza de Toros o descansadero de los Morrongos, utilizadas como refugio del ganado, así como también la Nevera, pozo para albergar nieve que constituye un bien de relevancia local.Finalmente, desde el punto de vista de los usos de esparcimiento, el paraje presenta un gran potencial para el desarrollo de actividades como el senderismo y la educación ambiental, así como todas aquellas actividades relacionadas con el uso público en la naturaleza.


Red de Senderos Paraje Natural municipal Sierra de Chiva

Chiva se sitúa en un entorno paisajístico-natural excelente y su Sierra fue Declarada Paraje Natural Municipal por Decreto 108/2010, de 9 de Julio, del Consell; siendo en la actualidad el Paraje más grande de la Comunidad Valenciana.

Más abajo están disponibles en ficheros comprimidos zip, toda la información de la red de los distintos senderos practicables, así como los distintos archivos para descargar en el gps para guiarte por ellos.