Historia Cheste: Época Romana

El dominio romano sobre la península fue un proceso continuo, que se inició a finales del siglo III a.C. con la Segunda Guerra Púnica, que transformó a Roma, en la potencia hegemónica en el Mediterráneo Occidental y que se mantuvo hasta la desintegración del Imperio, provocada por las oleadas de los pueblos “bárbaros” procedentes de Europa Oriental y Asia.

La administración de los nuevos territorios conquistados por los romanos se basó en su división en provincias al mando de un gobernador sustentado por una fuerza militar permanente.

Cheste, al igual que el resto de la Comarca de la Hoya de Buñol-Chiva donde se sitúa, estuvo integrada dentro de la provincia Tarraconensis, que antes de la reforma de Augusto era llamada Citerior.

Durante el periodo romano, se desarrollaron en la zona de Cheste algunos asentamientos urbanos. La mayoria seguían los dictados propios de las ciudades de la época. Este tipo de asentamientos aparece representado en Cheste en tres yacimientos: la Rambla de la Canaleja, las Canales y Cambrillas. Todos ellos podrían haber dependido por proximidad y buena comunicación de Valentia o Edeta.

No obstante, después de varios siglos de dominio romano, el imperio inició su decadencia. El fin del esplendor romano se sitúa en el siglo III. Las victorias de las tribus bárbaras, la grave crisis económica y la decadencia del sistema urbano, precipitaron su final.

El proceso, anunciado ya dos siglos antes, se completó en el año 477 con la desaparición del Imperio Romano de Occidente y la creación del Reino Visigodo de Hispania fundado por Alarico II.

Los vestigios de época visigoda más cercanos a Cheste se hallan en Valencia -sede episcopal- y en el Pla de Nadal (Ribarroja). Tendremos que esperar para hablar con seguridad de nuevos pobladores en la zona a la llegada de los musulmanes. Las constantes luchas por el poder establecidas entre la nobleza visigoda a lo largo del siglo VII provocaron la aparición de un Estado débil que se vio incapaz de frenar la invasión musulmana del año 711.

Si los musulmanes se encontraron ya con un lugar poblado cuando se asentaron en Cheste sigue siendo una incógnita, al igual que la forma como se produjo el paso de la sociedad romana a la musulmana.